Guía Nutrición

La criomolienda

La molienda clásica (a temperatura ambiente) de las plantas produce un aumento de temperatura, por lo que se deterioran las vitaminas, enzimas, sustáncias volátiles y muchos de los principios activos.

La criomolienda consiste en congelar la planta medicinal a 196 grados bajo cero y pulverizar su parte activa. Para alcanzar esta temperatura se utiliza nitrógeno líquido.

El resultado es un polvo homogéneo (polvo criomolído) que conserva todas las propiedades de la planta. Además, al tratarse de un polvo muy fino, se consigue una mayor liberación de sus sustancias activas permitiendo un efecto rápido y duradero.