Guía Nutrición

Dermatitis seborréica

La dermatitis seborreica es una enfermedad de la piel que produce escamas, de tonos blancos y amarillentos, en zonas grasas como el cuero cabelludo o dentro del oído. En los adolescentes y adultos, la dermatitis seborreica comúnmente se conoce como caspa. En los bebés se conoce como costra láctea. La dermatitis seborreica también puede afectar la piel de otras partes del cuerpo tales como la cara y el pecho, y los pliegues de los brazos, piernas e ingles.

El tratamiento de la dermatitis seborreica depende de la edad y de su localización en el cuerpo.

Dermatitis seborreica del cuero cabelludo (caspa) en los adultos y en los adolescentes

La caspa normalmente se trata con un champú que contiene ácido salicílico (algunas marcas son: Scalpicin, X-Seb), sulfuro de selenio (Exsel, Selsun Azul) o piritiona de zinc (DHS Zinc, Head & Shoulders). Estos champús se pueden usar dos veces por semana. Los champús con alquitrán de hulla (DHS Tar, Neutrogena T/Gel, Polytar) pueden usarse tres veces por semana.

El champú anticaspa hay que aplicarlo en el cabello, frotando suavemente y dejarlo actuar, sin aclararse con agua, durante por lo menos cinco minutos.

Si el champú no funciona hay que acudir al médico quien evaluara la dermatitis y puede ser que recete alguna loción esteroidea.

Dermatitis seborreica de los pliegues de la piel en los adolescentes y en los adultos

Las lociones esteroideas pueden usarse en adolescentes y en adultos.

Dermatitis seborreica del cuero cabelludo en los bebés (costra láctea)

La costra láctea aparece porque la piel de los bebés es especialmente grasa y sufre un trastorno debido a la mala regulación del nivel graso de la dermis. No supone ninguna molestia para el bebé. En la mayoría de los casos suele desaparecer sola, con el paso del tiempo.

La costra láctea se suele localizar en el cuero cabelludo, pero en ocasiones también afecta a la frente y a las cejas e incluso al resto de la cara. Hay casos en los que, de forma paralela a la aparición de la costra láctea, aparecen lesiones en los pliegues de brazos y piernas, alrededor del ombligo, en la zona del pañal e incluso en zonas más extensas del cuerpo. La costra láctea está muy vinculada a la dermatitis atópica del lactante. Por eso los niños con dermatitis atópica son más susceptibles de presentar costra láctea.

En algunos casos, si es muy poquita, desaparece simplemente lavando la cabeza con un champú para bebés.

Pero si no desaparece simplemente lavando la cabeza, un buen remedio es untar la cabeza del bebé con vaselina o con aceite (de almendras o de oliva) una media hora antes de lavarle para que así las costras tengan tiempo de reblandecerse y salgan más facilmente. Después, se lava la cabeza con un champú normal y se aclara con agua abundantemente. Lo más probable es que no desaparezcan el primer día, pero poco a poco, y con ayuda de un peine o cepillo suave, van desapareciendo. También existen en las farmacias productos específicos para la costra láctea en forma de gel, crema o espuma, igualmente eficaces.

Si no desaparece, hay que consultar al pediatra por si fuera síntoma de otro problema. Puede ser necesario el uso de corticoides locales o antimicóticos (sustancia que elimina los hongos que parece se relacionan con el desarrollo de la dermatitis seborreica). En cualquier caso, las costras no se deben rascar ni desprender con las uñas porque pueden provocar lesiones en la piel e infectarse.

Dermatitis seborreica de los pliegues de la piel en los bebés

Lociones esteroideas suaves o cremas pueden usarse para tratar la dermatitis seborreica en los pliegues de la piel de los bebés.

Alimentos recomendados y prohibidos para la dermatitis seborreica

La dermatitis seborreica puede estar relacionada en algunos casos con una mala alimentación, sobre todo por falta de zinc. El zinc se encuentra en alimentos como las ostras, el pavo, el cerdo y algunos tipos de frutos secos.

La ingesta diaria recomendada de zinc es de unos 10 mg, una cantidad menor para los bebés, niños y adolescentes (por su menor masa corporal) y algo mayor para las mujeres embarazadas y en períodos de lactancia.

El consumo de alcohol suele incrementar la intensidad de las lesiones de la dermatitis seborreica. Un efecto similar puede producirse por alimentos picantes o muy especiados.


Guía Nutrición > Salud > Dermatitis > Dermatitis seborréica